>CosasdeMotor.es

Renault Avantime uno de los grandes fracasos de Renault

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El Renault Avantime es un claro ejemplo de cómo un excelente vehículo puede echarse a perder por una mala gestión y planificación de sus creadores. Desarrollado en colaboración con Matra, esta especie de coupé-monovolumen era completamente diferente a cualquier otro modelo existente en el mercado cuando fue lanzado allá por el año 2001.

Avantime_by_renault

Philippe Guédon, jefe, por aquel entonces, de la división automotriz de Matra impulsó el desarrollo un vehículo, basado en el monovolumen de moda en aquellos tiempos, el Renault Espace, que mantuviese la esencia de éste pero que a su vez tuviese un aspecto más dinámico y moderno. De ahí nació la idea del concepto CoupéSpace, un diseño que ofrece la versatilidad de la Espace, pero vestido con una carrocería coupé 2 +2.

La alianza entre Renault y Matra se firmó en 1998 y se optó por el nombre de Avantime (antes de tiempo), término que definía a la perfección el espíritu innovador del modelo. El chasis lo heredó del Matra Espace III y el gran Patrick Le Quément fue el responsable de diseñar la carrocería y el habitáculo.

El Avantime disfrutaba de la configuración típica de un monovolumen, pero el pilar B fue eliminado dándole  ese aspecto deseado de coupé, además contaba con sólo dos enormes puertas que facilitaban el acceso a su interior, las cuales a pesar de su tamaño permitían utilizar una plaza de aparcamiento normal sin ningún problema gracias a un sistema de apertura doble en paralelo (denominado “de doble cinemática”). Gran parte de su estructura fue construida con acero galvanizado y paneles de poliéster, mientras que la parte superior fue hecha de aluminio. Esto se tradujo en una mejora del centro de gravedad y de la rigidez, permitiendo a los ingenieros de Renault colocar en el Avantime un techo solar de gran tamaño.


Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

En su amplio interior, la segunda fila de asientos fue colocada a más altura, dando a los pasajeros de la parte trasera una visión más amplia. El gran techo panorámico mejora la sensación de espacio e inunda de luz el habitáculo y, pulsando un botón, se podía abrir, junto con todas las ventanas, lo que convertía al Avantime en casi un descapotable.

Su cuidado habitáculo contaba con cuatro asientos individuales con cinturones de seguridad incorporados y todos estaban revestidos en cuero de alta calidad. El diseño interior era totalmente minimalista, pero los materiales y calidad de los acabados era muy superior a la media de aquella época.

Al inicio de su comercialización el Avantime estaba animado por un motor de gasolina V6 de 3.0 litros, capaz de entregar 207 CV de potencia. Al igual que sucede hoy en día, el gran desplazamiento del propulsor echó para atrás a la mayoría de los potenciales compradores europeos. Cuando apareció el motor más pequeño de 2.0 litros y las motorizaciones diesel de 2.2 litros era demasiado tarde. Así, que Renault fue simplemente incapaz de evitar el desastre por su mala planificación.

En 2003, sólo dos años después de iniciar su producción y con sólo 8.557 unidades vendidas, el “adelantado a su tiempo” Avantime fue retirado de producción, lo que sería  uno de los grandes fracasos de Renault.

El Renault Avantime ha pasado a ser con el tiempo un elemento muy preciado por los coleccionistas de automóviles.

Imagen sujeta a licencia CC de Renault

Por:
Etiquetas:
Categorías: Monovolumen


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar