>CosasdeMotor.es

Tolerancia al volante

Autor: Comentar
Comparte este artículo
En muchas ocasiones una conducción agresiva puede traer graves consecuencias. En su coche hay personas que se sienten superiores al resto, conducen como si estuviesen compitiendo en un gran premio y no toleran los fallos del resto de conductores.

La agresividad de los conductores tiene su origen en tres claves: la “exaltación del poder” (ven su coche como un símbolo poderoso), “la competitividad” (vivimos en una sociedad eminentemente competitiva y esto se traslada al vehículo) y la tendencia a “sentirse superior” desde nuestro propio anonimato, no sabemos a quién gritamos o pitamos, por lo que nuestra conducta se vuelve más agresiva y menos sociable.

La mayoría de los conductores españoles creen que la conducción en nuestro país es agresiva y anárquica, rozando en algunos casos la irresponsabilidad.

Es posible extraer conclusiones según el sexo, la edad y el carácter de los españoles al volante:

Según las encuestas a las mujeres les estresa más conducir que a los hombres, sin embargo, son menos agresivas como conductoras y como peatones. La causa principal de estrés al volante es diferente para hombres y mujeres, pues mientras a las mujeres lo que más les pone nerviosas son las urgencias y prisas, a los hombres les altera más la forma de conducir del resto.

106403635

Por edades se puede asegurar que los jóvenes de entre 18 y 25 años creen que los demás piensan que “no son buenos conductores” aunque ellos se ven a sí mismos como unos conductores tranquilos.

Por otra parte, las personas de más de 50 años aseguran que a la hora de conducir su comportamiento cambia a peor, debido fundamentalmente a la tensión atribuida a una pérdida de capacidades y habilidades para ponerse al volante.

Las circunstancias que nos hacen perder la paciencia nos convierte en conductores agresivos.

La actitud y conducta de otro conductor influye mucho en la nuestra. De tal forma que la mayoría de los conductores asegura que no colabora con los conductores que se muestran agresivos, es más, ante ellos lo normal es colocarse a su altura.

El humor también es un factor determinante a la hora de conducir. Muchos conductores reconocen que cooperan más con el tráfico si están de buen humor, mientras que otros tantos aseguran no hacerlo cuando están enfadados o con el ánimo por los suelos.

El tipo de conductor o vehículo también modifica nuestro comportamiento al volante. La simple presencia de una ambulancia, un coche de la Guardia Civil o un coche de una autoescuela cambian nuestra forma de conducir.

Lo más positivo, en cuanto a conducta, que más llevamos a cabo los españoles es dar las gracias a otro conductor cuando nos facilita el paso o nos permite la incorporación. También normalmente pedimos disculpas a los otros conductores cuando nos indican que hemos cometido una infracción o realizado una maniobra peligrosa y nos invade la pena por aquellas personas con secuelas debidas a un accidente de tráfico.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar