Mantenimiento de los neumáticos del coche

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Licencia CC de atribución / Roberto García

Los neumáticos son los encargados de asegurar el contacto del vehículo con el suelo, de soportar la carga del coche y de proporcionar la máxima estabilidad y adherencia en la conducción.

Para sacar el máximo rendimiento a las cualidades de tus neumáticos y disfrutar de una conducción segura deberás:

  • Mantener la presión de inflado: una presión insuficiente es un factor de riesgo, la principal causa de reventón, acelera el desgaste de los neumáticos, comporta un mayor consumo de combustible y un comportamiento poco fiable en las curvas. La presión de inflado se indica en el manual de mantenimiento del vehículo. La verificación de la presión se hace con los neumáticos fríos. Para comprobar la presión en caliente, deberás añadir 0,3 bar a la presión recomendada. Cada vez que hagas el control de la presión de inflado no olvides revisar también la rueda de repuesto.
  • Observar que la profundidad del dibujo del neumático sea la adecuada, de lo contrario se producirá una pérdida de eficacia del neumático, una pérdida de estabilidad, un aumento de la distancia de frenado y un mayor peligro de aquaplaning. Como consecuencia, la seguridad en la conducción será menor. La profundidad mínima obligatoria es de 1,6 mm, aunque es recomendable un mínimo de 3 mm.
  • Montar siempre neumáticos de medida homologada para tu vehículo. Estos han de tener un código de velocidad y un índice que igualen o superen los de los neumáticos originales.
  • Respetar las indicaciones del fabricante cada vez que cambies los neumáticos. Si vas a hacer un cruce de ruedas entre lados has de tener en cuenta que algunos neumáticos tiene sentido único de giro (indicado en los flancos).
  • Evitar los actos que los perjudican como subir a las aceras, efectuar frenadas de emergencia y cualquier acción que acentúe su desgaste prematuro.

En resumen, para que un neumático sea seguro deberá tener:

– Presión suficiente.
– Profundidad de dibujo adecuada.
– Poco desgaste.
– Montaje y dimensiones adecuados.

En algunas zonas frías de nuestra geografía es conveniente consultar algún mecánico experto en el tema, para que nos oriente acerca de los neumáticos especiales que pueden sernos más eficaces en estas circunstancias.

La vida de la batería oscila entre los 4 y los 5 años, aunque en condiciones de temperaturas extremadamente cálidas así como el tipo de uso, la pueden acortar. La tensión normal de la batería en reposo (motor parado) oscila entre 11,8 y 12,5 voltios.

Fuente:

Por:
Etiquetas:
Categorías: Seguridad


0 Comentarios Enviar un comentario