Las sillas infantiles; un seguro de vida

Un niño es mucho más vulnerable que un adulto en caso de siniestro con el coche. Las sillas infantiles de última generación están preparadas para evitar hasta el 75% de los fallecimientos de criaturas en accidente de tráfico. Su uso es obligatorio, pero hay que hacerlo de forma correcta. Desde nuestro blog dedicado al motor os damos algunos consejos de cómo y desde cuando hay que hacer uso de las mismas.

0 comentarios
jmpaniagua01
martes, 8 diciembre, 2009
Sleeping_in_the_car_las_sillas_infantiles_seguro_de_vida_by_jentymom



Partimos de la base de que su correcto uso puede evitar la muerte en el 75% de las ocasiones. En caso de colisión a una velocidad de 50 km. /h, la fuerza del golpe que recibe un niño de unos 25 kilos se multiplica por 40. Si el chaval viaja sin ningún tipo de sistema de retención saldría despedido como si pesara 1.000 kilogramos, con ese peso, ningún brazo humano podría sujetarlo y evitar males mayores.

Si colocamos la silla del niño en posición opuesta a la de la marcha, evitaremos en un 90% los riesgos de heridas. Si sujetamos al niño con el cinturón de seguridad a una silla que no es la adecuada para su peso y dimensiones, podemos producirle graves lesiones en el tórax y en el cuello. En caso de sufrir un accidente con la silla, debemos cambiarla o bien mandarla revisar y comprobar que según su garantía puede volver a funcionar correctamente.

Los menores de 12 años deben viajar siempre en los asientos traseros. Los bebes hasta los tres años pueden hacerlo en la plaza delantera pero en sentido contrario al de la marcha y con el airbag desconectado.

A tener muy en cuenta:

  1. El sistema de seguridad hay que usarlo desde el primer día y este debe de estar de acuerdo con el peso y la talla del niño, no con su edad. Lo debemos ir cambiando y adaptando según su crecimiento. La silla elegida debe de estar homologada por la Unión Europea.
  2. Para colocarla en el coche debemos de seguir las instrucciones del fabricante. Si no está bien enganchada no protege al niño. Periódicamente debemos verificar el estado de la silla, sus sujeciones y correas.
  3. Es necesario acostumbrar al niño a viajar quieto en su silla. Que él vea como nosotros también nos abrochamos siempre los cinturones de seguridad. El arnés de la silla o el cinturón de seguridad, jamás debemos ajustárselo sobre el cuello.
  4. Si tenemos que transportar un bebe en una cuna, esta debemos colocarla de manera que la cabeza del niño quede lo más cerca posible de la zona media del vehículo, así evitaremos golpes directos.
  5. Cuando el niño no viaje en el coche, su silla debe de estar igualmente sujeta para evitar que salga disparada y provoque algún daño a uno de los ocupantes del vehículo.
  6. Recordad que todas aquellas personas (niños o adultos) que no superen los 1,35 metros de altura deben utilizar un dispositivo de retención homologado que se adapte a su talla y peso.

Imagen sujeta a licencia CC

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *